Pavimento drenante: Ventajas, Usos, Precios

pavimento drenante

Tener una superficie con pavimento drenante es altamente beneficioso, especialmente si se trata de zonas expuestas a las inclemencias del clima. Es por ello que muchos constructores deciden escoger este material para llevar a cabo sus proyectos. Y es que además se trata de un pavimento poroso altamente resistente, duradero y bastante económico.

Se que seas un constructor profesional, que estés llevando algún tipo de proyecto o que simplemente seas amante de esta área, en este artículo traemos para ti toda la información que necesitas saber sobre este material. Sigue leyendo y conoce más sobre el pavimento drenante.

¿Qué es el pavimento drenante?

Se trata de un tipo de pavimento con alta capacidad para drenar el agua y cualquier otro líquido, evitando además que estos se acumulen en la superficie y formen pozos o charcos.

Los pavimentos drenantes pueden ser elaborados con distintos tipos de materiales. Sin embargo, todos ellos tienen en común su capacidad absorbente y su alta resistencia. En este sentido, el pavimento drenante o poroso se elabora con elementos áridos, resinas poliuretano e incluso caucho. 

En algunos casos, los constructores añaden una red de aljibe que permite incrementar la capacidad drenante del pavimento y aprovechar el agua procedente de la lluvia. Y es que la red de aljibe almacena dicha agua. Posteriormente, el agua recolectada puede ser perfectamente empleada en sistemas de riego, por ejemplo.

Estos pavimentos son ideales para construir superficies que están expuestas a las inclemencias del tiempo, como por ejemplo carreteras, caminos, estacionamientos, etc. Todo esto es gracias a que se trata de un material antideslizante, resistente duradero y firme, siendo ideal para prevenir caídas y accidentes.

Ventajas del pavimento poroso

  • Previene la formación de charcos. Esta ventaja es consecuencia directa de la permeabilidad y la capacidad drenante de este material. De esta forma, la gestión del agua de lluvia es mucho más eficiente, lo que garantiza mayor seguridad para los carros o personas que estén circulando por el lugar. 
  • Es fácil de instalar. A diferencia de otros materiales, los pavimentos de este tipo son bastante sencillos de instalar, lo que sin duda un increíble ahorro económico y de personal.
  • Se trata de un pavimento muy resistente. Gracias a que está elaborado con materiales de alta calidad, los pavimentos porosos destacan por su alta resistencia. Esto les permite soportar grandes y pesadas cargas, como por ejemplo vehículos, camiones, etc.
  • Permite general un menor impacto ambiental. Un pavimento drenante también funciona como filtro, por lo que, usado adecuadamente para aprovechar el agua de la lluvia, es una gran herramienta para disminuir el grado de contaminación fluvial. 
  • Tiene propiedades antideslizantes. Este beneficio es bastante importante cuando se trata de elaborar suelos que estén expuestos a las condiciones ambientales (como por ejemplo carreteras o estacionamientos). Gracias a su característica porosa, estos pavimentos son ideales para prevenir caídas, así como también deslizamientos de los vehículos.
  • Permite construir superficies fáciles de limpiar. El mantenimiento de los pavimentos drenantes es bastante sencillo, basta con simplemente utilizar algún producto de limpieza y agua a presión.
suelo pavimento drenante

¿Cuáles son los usos?

Existen muchas posibilidades a la hora de utilizar pavimento drenante en tu proyecto de construcción. Realmente, este material ha sido empleado para elaborar toda clase de superficies, desde suelos destinados al paso peatonal y carreteras, hasta terrazas y caminos para jardines. Por ejemplo, los jardines japoneses utilizan mucho este tipo de pavimento.

A pesar de la diversidad de usos disponibles, uno de los más comunes es la fabricación de canchas deportivas. Gracias a su permeabilidad y porosidad, el pavimento poroso o drenante es ideal para construir el suelo de este tipo de instalaciones. De esta forma se evita la formación de charcos en días lluviosos, se previenen caídas y se garantiza la seguridad de cada deportista.

También es bastante común encontrar este tipo de pavimentos alrededor de las piscinas, en colegios e incluso en la construcción de estacionamientos para residencias, urbanizaciones o centros comerciales. En general, se trata de un material que se instala en aquellos lugares donde sea necesario permitir que el agua fluya y no se estanque. 

Igualmente, gracias a la amplia gama de colores disponibles para este pavimento, es posible que la instalación de este material también aporte un toque estético único y atractivo en el entorno. Así, encajará perfectamente con los diferentes gustos, ambientes y decoraciones. Todos esto, junto con su increíble resistencia y facilidad de mantenimiento, hace que el pavimento drenante pueda ser usado en un amplio abanico de proyectos de construcción.

Mantenimiento

Otra de las razones por las cuales muchas personas escogen este material es que se trata de un pavimento de fácil mantenimiento. Dependiendo del grado de porosidad que posea (el cual puede variar en función del material que se utilice), basta con que realices una limpieza profunda cada 2-3 años

Para realizar la limpieza del pavimento drenante basta con que utilices agua a presión. De esta forma se eliminará cualquier partícula e impureza que esté presente en la superficie y que esté obstruyendo los poros.

En caso de que el pavimento poroso haya sido instalado en un lugar de alta exposición solar, es importante que al menos cada 4-5 años se haga una imprimación superficial a base de resinas. De esta forma la superficie del pavimento es protegida, a la vez que se garantiza una mayor durabilidad y menor resistencia al desgaste. 

Como seguramente te podrás haber dado cuenta, el ahorro económico en cuanto a mantenimiento es bastante considerable, en comparación con otros tipos de superficies. Sumado a esto, la alta resistencia del material hace que rara vez necesites hacer algún tipo de reparación especial que amerite una inversión monetaria.

Sumado a esto, si en algún caso el pavimento llega a agrietarse, la inversión de tiempo para hacer la reparación es bastante pequeña. Basta con que se rellenen las grietas utilizando la misma mezcla y material que se empleó para la elaboración de la superficie. No se necesita contar con el apoyo de obreros especializados ni invertir mucho dinero para conseguir realizar este tipo de reparaciones. 

En conclusión, el mantenimiento de este pavimento es lo que menos debe preocuparte. De hecho, hay quienes simplemente limpian la superficie con agua y un cepillo. Por supuesto, si quieres tener mayor certeza de durabilidad, te recomendamos seguir las indicaciones que te hemos descrito anteriormente.

Precios: ¿Cuánto cuesta el metro cuadrado?

El precio por metro cuadrado del pavimento drenante va a depender de varios factores. Primero que nada, el costo puede variar de acuerdo al tamaño de la superficie que se desea pavimentar; mientras más grande sea esta, mayor será el valor. Así, sin duda alguna pavimentar una cancha deportiva va a ser más costoso que elaborar la superficie para el camino que conduce a un jardín.

También es importante que tengas en cuenta cómo será el acabado final. El precio por metro cuadrado va a depender de la textura final de la superficie, su grosor y color. Aunque existen materiales básicos y sencillos, también existen casos en los que se requiere alguna característica particular (mayor grosor por ejemplo). Esto puede incrementar el precio.

Finalmente, otro aspecto que también va a influir en el costo es la empresa de construcción con la que trabajes. No todas manejan los mismos presupuestos, por lo que estos pueden variar de acuerdo a la zona geográfica.

Teniendo en cuenta todos estos factores, es bastante difícil dar un precio exacto por metro cuadrado de pavimento drenante. Sin embargo, sí podemos dar un rango de precio, el cual oscila entre los 20 y 60 euros por m².  Sin duda, se trata de unos precios bastante accesibles en el mercado de construcción, en comparación con otros materiales usados para fabricar superficies.

¿Por qué elegir el pavimento drenante?

Aunque existen muchas razones para escoger este material al momento de llevar a cabo tu proyecto de construcción. Su alta resistencia, permeabilidad, durabilidad, capacidad drenante y estética lo vuelven en material preferido para diversos fines

Por tratarse de un pavimento que previene la acumulación de agua, si estás pensando construir alguna superficie exterior sin duda debes escoger este material.

Sin embargo, su permeabilidad no es el único motivo para escoger pavimento drenante. También debes elegir este material porque:

  • Puedes adaptarlo a prácticamente cualquier espacio. Este tipo de pavimento es utilizado para construir desde estacionamientos, hasta canchas deportivas y caminos para terrazas. Sin duda, su versatilidad es bastante envidiable.
  • Se trata de un material antideslizante. Gracias a su porosidad, las superficies construidas con este pavimento tienen un mayor agarre, lo que permite prevenir caídas y deslizamientos indeseados (ya sea de personas o vehículos).
  • Es bastante económico y de fácil mantenimiento. Esto es sinónimo de ahorro, tanto a nivel económico como de mano de obra. Su mantenimiento es más que sencillo, basta con que se limpie con agua a presión y que cada cierto tiempo se tapen las grietas y se proteja el material haciendo uso de sustancias especiales.