Cemento impreso

Aunque su nombre correcto no es «cemento impreso», sino más bien «hormigón impreso«, este es más conocido de esa manera.

El cemento impreso se trata de una opción muy popular a la hora de pavimentar superficies en exterior. Su uso no se limita a espacios exteriores, también puedes usarlo para decorar y armonizar tus espacios interiores.

A continuación, te diremos qué es, para qué sirve, dónde se utiliza, etc. Así podrás tener esta técnica en cuenta a la hora de embellecer tus espacios.

¿Qué es el cemento impreso?

Como te hemos dicho más arriba el hormigón impreso es mal llamado «cemento impreso». Es decir, el cemento forma parte de la mezcla de hormigón al tratarse de un conglomerante. De hecho, sin este componente no se puede hacer hormigón.

Dicho de otra manera, el hormigón (también conocido como «concreto») es el producto estrella de la construcción y está compuesto por agregados (grava, arena), cemento y agua que conforman una mezcla sólida, resistente y duradera.

Cuando se mezclan todos estos elementos, el cemento hace la función de mantenerlos unidos, pues reacciona al mezclarse con agua formando una pasta que logra esta función.

Ahora que ya estás claro con la diferencia entre cemento y hormigón, te vamos a decir para qué se usa el cemento impreso.

cemento impreso

Usos del cemento impreso

El hormigón se usa para pavimentar parqueos, aceras, pisos exteriores o interiores, etc. Sin embargo, por sí solo no tiene un aspecto llamativo, razón por la que se recurre a técnicas como el cemento impreso para darle una terminación de superficie más agradable a la vista.

Todo gracias a que con el hormigón se construye fácilmente una solera continua sobre la cual podemos estampar diseños asombrosos.

El cemento impreso ofrece muchos beneficios, pues su superficie puede colorearse como lo desees, e incluso puedes darle la textura que quieras, según tus propósitos de decoración.

cemento impreso imitacion madera

Ventajas

El cemento impreso te permite emular terminaciones que le darán vida a tus proyectos, ya que con él se puede imitar rocas, cerámicas, madera, pizarra, adoquines, etc. Todo gracias a que su acabado es altamente modificable, razón por la cual es tan popular. Además:

  • Es mucho más ventajoso que otros pisos decorativos.
  • Posee gran resistencia y durabilidad.
  • Tiene excelentes características mecánicas.
  • Su superficie continua no permite el crecimiento de hierbas.
  • Como su superficie es altamente personalizable, nos brinda un enorme beneficio cuando pavimentamos nuestras espacios con esta técnica, ya que podemos usar una gran variedad de moldes y colores para construir el piso perfecto.
  • Es impermeable, resiste agua o aceite.
  • Necesita de muy poco mantenimiento.
  • Asimismo, puede soportar cambios climáticos violentos.
  • Se puede hacer en poco tiempo.
  • Soporta muy bien los rayos del sol UV.
  • El cemento impreso puede tener el diseño y color que más te convenga: piedra, baldosas, tablas, etc.
  • Puedes usar el cemento impreso tanto en interiores como en exteriores.
  • Es la opción más popular cuando se quiere construir pisos en terrazas, parques, patios, áreas de la piscina, parkings, etc.

Pide su presupuesto gratuito!

Los colores

Podemos clasificar los colores en dos grupos: fríos y cálidos. Por otro lado, los colores neutros como el negro, el gris o el blanco también pueden ser utilizados en pisos impresos.

Para elegir un color es necesario tomar en cuenta el entorno. Es decir, los muebles, el espacio, etc. Así podrás elegir un piso de cemento impreso que realmente destaque y se vea bien.

Si optas por los colores cálidos, puedes elegir el amarillo, el verde, el naranja, o los tonos rojizos. Estos colores se eligen cuando se quiere transmitir vibración en el ambiente, ya que representan alegría, movimiento y acción.  Tú puedes elegir entre otros tonos cercanos como el arenisca, amarillo albero, rojo ladrillo o franciscano, entre otros.

Podemos incluso jugar con los colores, por ejemplo, se pueden utilizar dos tonos o más, según lo que desees, puedes obtener una combinación espectacular para tu piso.

Asimismo, puedes usar colores fríos y combinarlos con colores cálidos.

gama colores

¿Cuál es el color de cemento impreso más popular?

El color gris pizarra es una de las combinaciones más solicitadas. Hablamos de un color elegante que permite darle vida y diversificar cada espacio de tu hogar.

Sobre todo, combina bien con casi todas las tonalidades. Esta es una de las razones por las que es el preferido.

En fin, la diversidad de colores del cemento impreso es inmensa. Puedes elegir entre una gran gama de colores y texturas con las que podrás obtener un piso único y acorde con el mobiliario.

Moldes utilizados en el cemento impreso

Los moldes de neopreno son los más utilizados para imprimir los diseños en un piso de hormigón. Con estos moldes puedes emular superficies como madera, piedra, cerámica o adoquines, etc.

El polietileno es un material muy flexible y fácil de maniobrar. Aunque, dependiendo de la terminación que te interese, estos pueden ser también rígidos o semirrígidos. Todo depende de lo que quieras lograr.

Sin embargo, los moldes de neopreno no son tu única opción. Los avances tecnológicos han mejorado la fabricación tanto de moldes como resinas, fibras, colores y, por supuesto, estampado. Todo esto ha mejorado la terminación de superficies impresas.

moldes

Precios del cemento impreso en m2

Los precios en m2 del cemento impreso pueden ser muy variables. Por ejemplo, renovar podría ser un poco más costoso que colocar un piso nuevo, pues podría implicar el uso de más recursos.

No obstante, generalmente, el precio en m2 del concreto impreso se calcula tomando en cuenta factores como el espesor de la losa, los metros cúbicos de hormigón necesarios, color, resinas para la protección de superficies, etc.

Sin embargo, se trata de un pavimento económico.

Tipo de pavimento                        Metros cuadrados          Precio                 

Cemento impreso exterior           40 m2                                  1.000 €               

Cemento impreso interior            20 m2                                  800-900 €

Pide su presupuesto gratuito!

¿Cómo se hace el cemento impreso?

Cuando construimos un pavimento utilizamos, por lo regular, una losa de hormigón. Esta losa de hormigón conseguimos distribuir el peso y las cargas del edificio a lo largo de todo el plano de apoyo.

Asimismo, una losa de cemento u hormigón es un elemento no estructural diseñado para proveer a una superficie firmeza, horizontalidad y planeidad en determinadas áreas de la estructura. Como base definitiva, podría utilizarse, pero es más común optar por un acabado en su superficie (cerámica, madera, cemento pulido, etc.).

Pasos para la construcción de un piso de cemento pulido (losa de hormigón no estructural).

Para construir nuestra losa de hormigón apoyada en el suelo necesitaremos las siguientes herramientas:

  • Azada
  • Mallazo (si es necesario)
  • Estacas
  • Pala
  • Carretilla
  • Mandarria o mazo (no muy pesada, alrededor de 8 libras)
  • inclinómetro digital (también conocido como goniómetro digital para medir ángulos entre dos superficies planas). En caso de no tener este instrumento, se puede utilizar una escuadra tradicional.
  • Rastrillo
  • Sierra de marquetería o una pata de cabra

Materiales

  • tapones de plástico
  • Listón de pino de 45 x 45 mm
  • 2.500 x 30 mm tablón de pino
  • 5 puntas de 60 mm
  • Malla de construcción ø 5 mm
  • grava
  • arena
  • cordel
  • aceite de desencofrante
  • Hormigón
espesor solera de cemento - hormigon

Pasos para hacer una losa de cemento

Paso 1

Despejen la tierra. Es necesario remover todos los escombros y las raíces. Para esta operación podemos utilizar una azada.

Paso 2

Recogeremos toda la tierra suelta con la pala y la reservaremos para luego utilizarla para tapar los agujeros que han quedado alrededor de nuestra piso

Paso 3

Excavaremos a unos 20 cm de profundidad.

Paso 4

Es buena idea fumigar el terreno, pues así podríamos eliminar cualquier amenaza que pueda esconderse bajo los cimientos.

Paso 5

Haremos el encofrado. Para ello clavaremos unas estacas y proyectaremos el perímetro de nuestra losa con cuerdas fijando con maderas y clavos. Vamos realizando esta operación por todo el perímetro de la superficie.

IMPORTANTE: Reforzaremos las esquinas de nuestra solera para que una vez vertido el hormigón la presión que ejercerá sobre las maderas no las mueva.

Paso 6

Antes de verter la mezcla de concreto debemos preparar su base. Así que pongamos primero una cama de grava, luego otra de arena y compactamos ambos materiales. Para asegurarnos de que la losa sea más resistente.

Paso 7

Para que la arena penetre mejor entre la grava, regaremos la superficie con abundante agua. Esto también favorecerá el fraguado, ya que no se producirá una deshidratación acelerada que podría provocar fisuras en la superficie.

Paso 8

Para preparar el aceite desencofrante. Debe seguir las instrucciones del fabricante.

Paso 9

En la cara interior de cada uno de los lados de las maderas de encofrado aplicaremos el desencofrante. Este evita que el concreto se adhiera a las tablas, facilitando así la tarea de desencofrado.

Paso 10

Sobre la base que hemos preparado con grava y arena, colocar la malla. Si es necesario la cortaremos para llevarla a la medida que necesitemos.

Sin embargo, una malla es una red de alambres hechos de varillas electrosoldadas de diferentes espesores. Cuando estas varillas se cruzan perpendicularmente las hace muy fuertes. Esto permite que nuestra losa de concreto soporte mucho peso.

En definitiva, la malla aporta resistencia y cohesión, ya que evita que se produzcan grietas en la superficie de la losa con el paso del tiempo, además le confiere al hormigón cierta flexibilidad. Sin embargo, a pesar de sus ventajas, es posible realizar una losa de hormigón sin malla, ya que podemos optar por el hormigón con fibras como alternativa.

Además, si las dimensiones de la solera son muy pequeñas, no es necesario utilizarla. Consulte con su contratista.