Hormigón pulido

El hormigón pulido se hace cada día más popular gracias a su fácil mantenimiento, durabilidad y resistencia a la abrasión.

Se ha convertido en una tendencia en propiedades comerciales, residenciales, espacios públicos e institucionales.

Definición

El hormigón pulido es fantástico para aquellos acabados perfectos y detallistas.
Se trata de una placa sin cortes en cuya superficie no quedan marcas. Se realiza a través de un profundo proceso de pulido en la superficie.

De hecho, el hormigón pulido es una opción mucho más que resistente, pues, aunque su superficie se vea lisa y brillante por su acabado delicado y estético es un material muy fuerte, resistente. Es perfecto para usarlo en espacios que soportan impactos o mucho peso.

Todas estas características lo hacen recomendable para su utilización como piso industrial, así como aparcamientos, naves, centros comerciales, centros de logística, depósitos, mercados, fábricas industriales, etc.

hormigón pulido

¿Cómo se hace el hormigón pulido?

A continuación, explicaremos paso a paso cómo se hace el hormigón pulido. Para la terminación, primero lo puliremos a mano, luego utilizaremos herramientas especiales para que nuestro piso quede bien liso y brillante como un espejo.

1. Lo primero es preparar la superficie del terreno en la que vamos a construir su piso de hormigón pulido. Comprobamos nivel, excavamos o rellenamos, según sea necesario.

Además, debemos crear una base sólida de grava compactada. Si es posible y la envergadura de su piso pulido lo amerita, emplearemos refuerzos con varillas o mallazo sobre una lona de poliano.

2. Marcamos bien los niveles del espesor de la losa para cuando vaciemos el hormigón sobre el encofrado, esta nos quede pareja en toda la superficie.

3. Luego de que el terreno esté nivelado y encofrado regamos con agua la base antes del vaciado de concreto. Este paso es importante, pues de este modo evitaremos que el terreno absorba toda el agua de la mezcla de hormigón, lo que luego podría causar fisuras en la superficie.

4. Utilizaremos concreto premezclado el cual podemos ordenar en una hormigonera. Se puede hacer la mezcla a mano, si nuestra losa de piso es pequeña. Vamos extendiendo y nivelando el hormigón. Aplanando y nivelando la superficie con una regla para nivelarla.

La mezcla de hormigón debe tener una textura consistente y espesa. No tan líquida para que no pierda resistencia.

5. Es necesario evacuar el aire contenido en la mezcla de hormigón.

Conforme vamos vaciando el hormigón, iremos alisando con una flota de magnesio para que la superficie del piso vaya quedando lisa y pareja. Este tipo de flota va cerrando «los poros» del concreto. Esta es la primera herramienta que utilizaremos para ir puliendo nuestro piso.

6. Ahora utilizaremos nuestra segunda herramienta, la cual es la flota fresno. Esta, a diferencia de la flota de magnesio está hecha de acero al carbón y su hoja es más delgada, lo que hace que la superficie quede aún más lisa.

7. Puede ser que tengamos que rematar las orillas a mano, pues en ciertos espacios las herramientas de fratasado no llegan.

8. Una vez que la mezcla de concreto ha sido extendida y alisada por completo con las flotas, pasamos a pulir la superficie con el helicóptero.

Pero antes utilizaremos otra herramienta llamada «esquís» (por el sonido que hace cuando lo pasamos por la superficie) para ir puliendo a mano, ya que para utilizar el helicóptero necesitamos que la losa de hormigón esté firme en su base, pero aún fresca en la superficie.

Esta herramienta sirve para ir alisando sin tener que pisar el concreto. Además, es más fácil borrar las marcas que deja esta herramienta o las pisadas.

Pasamos la máquina pulidora por toda la superficie varias veces para que quede bien lisa (6 u 8 pasadas).

9. Al terminar, señalizamos bien las entradas de acceso a nuestro piso con cintas de «precaución» para evitar que alguien pise la superficie de nuestro piso fresca por accidente.

10. Un día después de iniciado el proceso, hacemos los cortes en nuestra losa de piso. También es importante la confesión de juntas de contracción para contrarrestar las grietas que aparecen en la superficie del hormigón, debido a los esfuerzos y a las altas temperaturas.

11. Luego se lava la superficie con una hidro lavadora para quitar todo resto de suciedad.

12. Dejamos que el hormigón se cure un poco para luego utilizar un flotador para alisar la superficie aún más. Es importante que el hormigón continúe curándose durante unos 3 o 4 días.

En esta etapa la superficie de su hormigón pulido puede ser hidratado con agua y cubierto con un plástico para evitar las fisuras.

12. Una vez seca la superficie, procedemos a aplicar las resinas que le darán un bonito acabado a la superficie. Echamos el endurecedor y el color de elección para que penetre y se fije.

El uso de máquinas especiales le darán ese acabado lustroso y estético.

como se hace el hormigon pulido

Características del hormigón pulido

  • Gran resistencia al impacto y al tránsito pesado.
  • Resistente a golpes, choques y desgaste.
  • Es económico.
  • Se pueden cubrir grandes extensiones de superficies en un tiempo relativamente corto.
  • Durabilidad.
  • Es estético. Se presta para combinar y resaltar cualquier elemento arquitectónico.
  • Se puede emplear sobre su superficie una variada gama de colores.

Sin embargo, hay otras características interesantes:

  • No tienes que lidiar con el ruido que caracteriza a otros materiales utilizados para pavimentar, por ejemplo, el parqué.
  • El refracta la luz, lo que supone un gran ahorro de energía eléctrica, ya que el espacio se ve mucho más iluminado; facilitando la ejecución de operaciones delicadas.
  • Ofrece resistencia a los ataques químicos (ácidos diluidos, detergentes, aceites, grasas, combustibles, etc).
  • Capacidad antide0rrapante para evitar accidentes.
  • Es muy fácil de mantener limpio.
  • Se recomienda para cubrir grandes áreas horizontales, donde el cliente requiera acabados especiales, ya sea pulido o espejo. El resultado es una superficie que garantiza la funcionalidad y durabilidad.

Colores

colores para el hormigon pulido

El Hormigón en pisos industriales

Para realizar un buen trabajo en un piso industrial lo importante es conseguir un hormigón eficiente, de buena calidad y que cumpla con todos los requisitos tanto en su estado plástico como en su estado endurecido.

Los pisos de hormigón pulido se caracterizan por ser resistentes, duraderos y por soportar alto tráfico pesado. En vista de que su mantenimiento es mínimo, lo hace ideal para ser elegido para pavimentar pisos industriales.

Diferencia entre el hormigón fratasado y el hormigón pulido

El fratasado consiste en la extensión de la mezcla de concreto para que la superficie de esta quede lisa y regular. Para lograr que la superficie queda bien pulida (hormigón pulido) utilizamos máquinas fratasadoras, conocidas como «helicóptero» para de esta forma obtener una superficie completamente lisa.

Ahora bien, para obtener el hormigón pulido aplicamos tratamientos especiales sobre la superficie de la losa para conseguir una terminación lisa, reluciente como espejo.

En resumen, esa es la diferencia: la superficie de hormigón pulido pasa por un proceso de lijado y pulido, hasta obtener una textura lisa. Al finalizar sellamos la superficie y para este paso tenemos dos opciones:

  • Sellador penetrante.
  • Un barniz sellador aplicado a la superficie.

¿Cómo calculamos el precio por metro cuadrado?

Antes de determinar cuál será el precio final del hormigón pulido por m2, debemos tener en cuenta: los metros cuadrados a pavimentar, condiciones preliminares del suelo, desplazamiento del equipo a la obra, tipo de acabado que se le dará al piso pulido (ya sea satinado, brillante o mate) y, por supuesto, el tiempo de ejecución de la obra.

Luego se toman en cuenta también cada producto o elemento necesario para construir el concreto pulido (malla electrosoldada, resinas o aditivos para darle resistencia y brillo sobre la superficie, etc.).

Sin embargo, el precio del hormigón pulido por m2 oscila entre los 12 y 25 euros.

Usos

  • Para el interior podemos utilizar el hormigón pulido en, por ejemplo: viviendas, garajes, centros comerciales, naves industriales o centros logísticos, escaleras, oficinas, talleres, salas de exposición, etc.
  • En el exterior este tipo de hormigón destaca en parques, urbanizaciones, patios, pasillos exteriores, pistas deportivas, aparcamientos, etc.

Como puedes ver son muchos los usos que podemos darle al piso de hormigón pulido. En vista de que su superficie queda lisa y brillante como un espejo puede hacer que pienses que se trata de un piso muy resbaladizo.

No obstante, este tipo de piso es completamente seguro para que puedas desplazarte sobre él con completa libertad. Siempre y cuando esté seco y limpio.

Ciertamente el hormigón pulido suele ser menos resbaladizo que el mármol pulido o el parqué encerado. Ahora bien, se tomará en cuenta el tráfico peatonal para prevenir accidentes.

  • Por lo tanto, siempre mantenga su piso pulido libre de grasa, aceite o agua.
  • Dé mantenimiento rutinario a su piso y limpie derrames tan pronto pueda.
  • Es buena idea utilizar alfombras de goma en las entradas de mucho tráfico, por ejemplo, en las tiendas.

Mantenimiento

El piso pulido es muy fácil de dar mantenimiento, pues basta con un manguerazo y un mapo. Además, su mantenimiento es muy económico y es incluso barato volverlo a pulir.

En caso de que la superficie del hormigón ya se encuentra pulida, si se deteriora, su reparación es posible. Solo quitamos la capa deteriorada, pulimos y damos terminación como lo hemos explicado anteriormente.