Diferencias entre el cemento, el mortero y el hormigón?

Diferencias entre el cemento, el mortero y el hormigón?

A la hora de construir o renovar tu casa o negocio, hay que distinguir claramente entre cemento, mortero y hormigón, ya que algunos suelen confundir estos componentes imprescindibles en la construcción.

Tanto para construir edificaciones complejas como en los populares «Do it yourself» (Hágalo usted mismo), los tres términos son mal utilizados y esto pasa con mucha frecuencia.

Cuando hablamos de trabajar con alguno de estos elementos, por ejemplo, si queremos revestir una pared, pegar bloques, hacer un pavimento o crear estructuras que requieran alta resistencia (losa, columnas o vigas) una gran cantidad de personas suele confundir cemento con mortero u hormigón.

A continuación, vamos a aclarar la diferencia entre esta terminología que muchos sienten que es similar, pero no lo es.

¿Qué es el cemento?

Podemos decir que el cemento es el elemento crucial entre el mortero y el hormigón, ya que sin él no se puede hacer ninguno de estos.

El cemento se utiliza como base para hacer otros productos de gran importancia en la construcción, como el hormigón y los morteros de cemento, que son mezclas creadas al combinar cemento, agua y arena.

El cemento es lo que une los fragmentos de tales componentes, favoreciendo la unión de estos en una mezcla homogénea. Esto se debe a que el cemento es en realidad un conglomerante, y este reacciona con el agua formando una pasta que luego secará manteniendo cada elemento unido.

Además, se le conoce como cemento Pórtland, porque su color es comparable al de las canteras situadas en la isla de Pórtland, Gran Bretaña. En definitiva, el cemento es un elemento importante tanto para formar el mortero como para la mezcla que ayudará a la correcta cohesión de los componentes de un hormigón altamente resistente.

Ahora te diremos qué es el mortero para que veas la diferencia.

¿Qué es el cemento?

¿Qué es el mortero?

El mortero es un material de construcción hecho de cemento, arena fina y agua. Algunas veces se incluye cal para mejorar la durabilidad del producto.

Antes de elaborar el mortero determinaremos los volúmenes de arena, agua y cemento para prepararlo, dependiendo de sus necesidades.

En otras palabras, el mortero consiste en una mezcla de arena fina, agua y cemento, y algún aditivo para aumentar la adherencia y la trabajabilidad. Esta mezcla resultante la usaremos para unir o pegar otros materiales de construcción como ladrillos, piedras, baldosas, etc.

¿Qué es el mortero?

Tipos de morteros

Existen muchas variedades de mortero, como mortero de cemento, mortero refractario, mortero de cal, mortero seco, etc. Pero, por ejemplo, no usaremos mortero para construir un pavimento, ya que en este material no incorporará otros elementos clave que aseguren su resistencia, incluyendo los áridos más gruesos (presentes en el hormigón).

El mortero, en consecuencia, no puede soportar peso ni tráfico pesado, pues no tiene ni la potencia ni la resistencia necesaria; lo que puede provocar un fallo en la estructura.

No obstante, el mortero es ampliamente utilizado en albañilería así como en cualquier otra parte de la construcción, ya que sirve para enlucir paredes, pegar ladrillos y miles de otros usos más.

En otras palabras, no podemos usar mortero de la misma manera en la que usamos el hormigón porque no tiene la capacidad de resistencia requerida para construir estructuras. Es decir, faltan otros componentes clave que garantizarán la durabilidad y resistencia para soportar grandes cargas.

¿Cómo se hace el mortero?

El mortero está compuesto por tres elemento clave (a veces cuatro, depende de la trabajabilidad que deseamos). Estos elementos son la arena, el agua y el cemento.

Podemos incluso agregar otro aglomerante, como la cal, como hemos dicho, dependiendo del tipo de mortero que se quiera obtener.

En fin, se compone de:

  • 4 partes de arena
  • 1 parte de cemento gris.
  • 1 parte del agua potable.

Haciendo el cálculo volumétrico más fácil, para hacer el mortero debes agregar 4 cubos de arena, un cubo de agua y un cubo de cemento.

Ahora, veamos cómo se hace

Para la preparación de este mortero, mezclar los dos materiales secos con una pala. A continuación, cuando la mezcla seca haya tomado un color gris parejo abra un agujero en medio y agrega el agua poco a poco hasta obtener una mezcla manejable.

Es importante que controles la humedad de la masa, ya que esta no puede quedar ni muy seca ni demasiado suave.

Antes de comenzar a usar el mortero, realiza varios movimientos con la pala, ¡ya está listo!

Dependiendo de las condiciones del clima, el cemento tardará en secarse; también dependiendo de su espesor.

El mortero debe emplearse inmediatamente. Evite dejar residuos de la mezcla no más de 3 horas.

Cuando el mortero esté preparado, se le permitirá rehumedecerlo.

¿Qué es el hormigón?

El hormigón, también es mal conocido como «cemento». Está formado por arena, cemento, grava y agua para crear una mezcla altamente resistente.

Como podrá ver, a diferencia del mortero, la mezcla de hormigón incluye grandes agregados, entre los que se encuentra la grava. Algunas veces, bajo condiciones especiales, se puede agregar algún aditivo que le permitirá, por ejemplo, secar más rápidamente.

Sin embargo, a pesar de que estos mismos elementos se utilizan para crear un mortero (excluyendo los agregados gruesos), descubrirá una gran diferencia entre hormigón y mortero.

La diferencia es clara, con el hormigón podemos crear una base sólida y resistente capaz de soportar grandes cargas o tráfico. Cosa que no pasa con el mortero, cuyo uso es para favorecer al cohesión entre elementos de la construcción.

Recordemos que el hormigón es un material bastante duro, con aspecto pétreo y nada flexible. Es por ello por lo que un «esqueleto» metálico debe utilizarse para suplir esta falta de elasticidad.

Siempre que incorporemos varillas al cemento, le llamaremos «hormigón armado». O sea, si vamos a hacer un piso, primero prepararemos el terreno. En esta etapa vamos a limpiar, compactar y nivelar la superficie del terreno y luego delimitaremos el área en la que haremos nuestro pavimento.

Ahora bien, si el piso que estamos haciendo soportará mucho tráfico o carga, para compensar la falta de flexibilidad del hormigón vamos a incluir acero y algunos aditivos que le otorgarán una mayor resistencia y durabilidad.

Este esqueleto o armazón deberá estar bien calzado para que cumpla se cometido.

¿Qué es el hormigón?

Tipos de hormigón

Dependiendo de su uso, hay muchas variedades de cemento, por ejemplo: hormigón ciclópeo, hormigón reforzado, hormigón pretensado o postensado, etc.

Función del cemento en el hormigón

El cemento está desarrollado para dotar de mayor resistencia y rigidez al hormigón.

La importancia del cemento es que ha sido el sustituto perfecto de otros conglomerantes utilizados en el pasado, como la cal.

Hoy en día podemos obtener hormigones y morteros más resistentes gracias al uso del cemento.

¿Cómo se hace el hormigón?

La masa de hormigón se forma uniendo de cemento, arena, grava y agua.

Aunque la proporción de los diversos componentes difiere, según el uso al que se vaya a aplicar el hormigón, la dosis aproximada en peso será la siguiente:

  • 2 partes de arena
  • 4 partes de grava
  • 1 parte de cemento
  • 0.5 partes de agua

Las proporciones de cada parte influye en la manejabilidad de la mezcla, así como en su durabilidad y resistencia final.

Por ejemplo, si añades mucha más agua, la combinación puede funcionar mucho mejor, pero la resistencia del hormigón disminuirá.

Otro elemento básico es el amasado, que a menudo se completa con dos técnicas:

Amasado a mano: formando una especie de cono se mezcla en el suelo el cemento y agregados y se agrega agua poco a poco. Siguiendo el mismo procedimiento que con el mortero, pero sabiendo que ahora estamos utilizando otros elementos que podrían dificultar el amasado. 

Por esta razón, es preferible utilizar una mezcladora de concret, pues los elementos se integrarán mejor en ella. 

Par usar la hormigonera primero echamos la grava, luego el cincuenta por ciento de agua, el cemento, la arena y, por último, el resto del agua, mezclando lentamente.

Combinamos durante unos dos o tres minutos y ya se puede utilizar.

Diferencia entre cemento y mortero

  • Sin cemento, no podemos hacer mortero.
  • El cemento por sí solo no puede ser utilizado para crear o pegar ningún elemento de la construcción.
  • Necesitará agua y agregados para crear la mezcla de mortero que utilizará a discreción.
  • El cemento es en realidad un aglutinante utilizado para preparar el mortero o la mezcla de hormigón, ya que este se endurece al reaccionar con el agua.
  • El mortero se hace mezclando arena, cemento y agua. Sin embargo, esta mezcla no tiene la fuerza suficiente para soportar grandes cargas.

Diferencia entre mortero y hormigón

  • No utilizamos mortero para construir estructuras en la construcción, porque el mortero es realmente un material utilizado para pegar, enlucir o fijar otros componentes.
  • La mezcla de mortero es mucho más liviana que la del hormigón.
  • El mortero no contiene en su composición grandes agregados como es el caso del hormigón.
  • El hormigón soporta mucho peso debido a su composición, razón por la cual se utiliza realmente en la construcción de estructuras importantes para ayudar a soportar grandes cargas, incluyendo vigas y columnas, losas de techo, y así sucesivamente.
  • Hay muchos tipos de morteros, ya que hay muchos tipos de hormigón, pero su propósito es el mismo.

En conclusión, los morteros no pueden sustituir al hormigón y no se puede utilizar hormigón en lugar del mortero, ya que ambos se complementan entre sí. Por ejemplo, se puede hacer una pared de hormigón y después enlucir su área con mortero, lo que la hace mucho más lisa y estética.